Productos indispensables para la piel en invierno

¿Te gusta sentir un frío? En invierno, nuestra piel sufre más con el resecamiento. Por eso, es necesario tener un cuidado especial para mantener la piel bonita y sana.

Basta con que la temperatura del agua de la ducha suba para que la piel empiece a dar señales de resecamiento (baños calientes quitan la grasa natural). El clima más seco y el viento frío favorecen la pérdida de humedad del cuerpo. En el invierno, normalmente acabamos tomando menos agua, y eso acaba interfiriendo en la textura de la piel, manos, cuerpo, labios y cabello.

consejos para el frio

1. Hidratante Labial

Hidratar los labios en el invierno es muy necesario para mantenerlos sanos. Según expertos, la piel de los labios pierde diez veces más humedad que otras partes del cuerpo. Para ayudar en la hidratación, utilice los lip balms, producidos a partir de mantequilla vegetal y cera de abeja, que ayudan a hidratar y cicatrizar heridas. Los lip balms crean una capa protectora sobre los labios, protegiéndolos de las agresiones del clima. Para un mejor resultado, utilícelos de vez en cuando. Los hidratantes labiales son excelentes también, porque ellos suelen venir con protección solar, hidratando y protegiendo los labios al mismo tiempo. Para un hidratante más natural, confiera la receta de un bálsamo de coco para los labios.

2. Crema para las manos

Con temperaturas más bajas, las manos ya se vuelven más ásperas, resecadas, pudiendo muchas veces surgir grietas y hasta pequeños cortes. La piel de la mano también tiene mucho contacto con sustancias que pueden resecarlas, y eso tiende a agravarse en el invierno. Por eso, los cuidados deben ser redoblados en esa estación para que ellas continúen siempre suaves. En la época de frío, las manos deben ser hidratadas varias veces al día. El filtro solar es fundamental incluso en el invierno para prevenir el envejecimiento precoz de la piel y las manchas senales. Su uso en las manos debe ser diario y después de aplicar la crema hidratante. Para una crema más natural, compruebe la receta de una crema reparadora para las manos.

3. Hidratación Facial

En el frío, las glándulas sebáceas y sudoríparas se vuelven menos productivas, lo que causa la falta de lubricación natural de la piel. Durante el invierno, utilice las espumas de limpieza, que son menos agresivas. El agua termal es siempre una buena pedida. Borra el producto a lo largo del día. Él va a mantener la hidratación y aún nutrir la piel de la cara.

Para quien lucha contra la oleosidad del rostro y tiene miedo de apostar a la hidratación, una sugerencia: existen hidratantes faciales que son sin aceite, o sea, hidratan sin exceso de aceite y con componentes que no provocan acné o oleosidad extra. Aplique el hidratante facial inmediatamente después de lavar el rostro, pues los poros están más dilatados, facilitando la penetración de los principios activos de los productos.

4. Hidratación Corporal

En el invierno, hay una disminución de la transpiración y una menor humedad del aire. Además, en esta época, es común tomar baños más cálidos, que retiran la grasa natural de forma más intensa, disminuyendo el manto lipídico que retiene la humedad de la piel. La hidratación corporal es indispensable entonces. Las llamadas mantecas corporales son más eficientes para esa época.

Para potenciar las cremas corporales, añadir una cucharada de café de aceite vegetal de su preferencia, puede ser aceite de coco, semilla de uva, almendras, argan o rosa mosqueta.

5. Jabón para el baño

Los hidratantes de baño pueden minimizar el sufrimiento de enfrentar el frío para pasar las cremas. Hechos para usar con la piel aún mojada, sin enjuagarse, son rápidamente absorbidos. Son muy prácticos en el invierno, pues la aplicación es rápida. Pero quédese atenta: estos productos forman una película protectora para retener el agua, así que impiden también una posterior penetración de los demás cosméticos. Por lo tanto, si la piel está carente de agua, es importante hidratar para después hacer el mantenimiento con los hidratantes de baño.

Quien tiene la piel seca debe evitar este tipo de producto. En estos casos, es necesaria una hidratación activa, que se hará a través de la ingestión de agua y de una alimentación equilibrada. Se pueden utilizar también los hidratantes comunes, utilizados después del baño, con alto poder de penetración

6. Aceite corporal

El aceite corporal tiene bajo poder de hidratación, pero ayuda mucho en esa época del año. Sus partículas son muy grandes y no consiguen penetrar en la piel, formando una película. El agua perdida por los poros durante el día no atraviesa completamente esa película y queda retenida en la piel. Esta es una forma de hidratación secundaria. El aceite, por formar esta película de protección en la piel, mantiene hidratadas aquellas pieles que ya así están. Si la piel está reseca, es indispensable la hidratación por medio de la alimentación, ingestión de agua y aplicación de cremas que posean activos hidratantes o nutritivos.

7 Productos Indispensables para el invierno!

El pelo también sufre con el frío. Las altas temperaturas del agua en el baño sacan todo el aceite del cuero cabelludo, dejando los hilos deshidratados. En algunos casos, el organismo entiende que, con la ausencia de oleosidad, él necesita producir más, dejando los cabellos más aceitos. Por eso es importante que los cabellos sean lavados con agua tibia y que el secador sea usado siempre en asociación con una crema termoactivada, que va a formar una película protectora para proteger los hilos.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *