Papel de la faringe en la voz

La faringe es el área de la garganta que se encuentra entre la boca y el esófago. Junto con la cavidad oral y la cavidad nasal actúa como una serie de resonancias interconectadas para la señal de la voz. El área vocal tiene cuatro o cinco importantes frecuencias de resonancia (tonos) llamadas frecuencias básicas.

La intensidad de la fuente de la voz disminuye uniformemente a través de su espectro de frecuencias excepto en las frecuencias básicas, donde vuelve a subir.

Estas frecuencias se establecen por la forma   del área vocal, que puede ser alterada por la musculatura laríngea, faríngea y de la cavidad oral, sobre todo la longitud y la forma del área vocal de cada uno son fijadas individualmente y determinadas por la edad y sexo: las mujeres y los chicos tienen áreas vocales más cortas que los hombres y consecuentemente tienen frecuencias básicas más altas.

Sin embargo las dimensiones del área vocal pueden ser conscientemente ajustadas en algún grado, y dominar esos ajustes es fundamental para el entrenamiento de la voz. Las frecuencias básicas de los cantantes oscilan entre los 2300 y 3200 hertz para todos los sonidos efectuados con letras vocales.

Además de agregar claridad y proyección a la voz, también contribuyen a producir diferencias en el timbre. Las frecuencia básicas de los cantantes varían de acuerdo al registro de cada uno: en bajos es de aproximadamente 2400 hertz, en barítonos, 2600, en tenores, 2800, en mezzosopranos, 2900 y en sopranos altos, 3200.

la voz la respiracion

 Cómo se proyecta el sonido de la voz

Inicialmente, los cuerdas vocales están en contacto, y la glotis está cerrada. Cuando los pulmones expelen aire, la presión hace descender las estructuras de la glotis aproximadamente 7 centímetros para una conversación normal. Esta presión empuja progresivamente las cuerdas vocales que se apartan del borde superior hasta que la glotis se abre y el aire comienza a fluir. La presión de la salida de aire debajo de la glotis, disminuye cuando ésta se abre y deja salir el aire.

A causa de estos factores, los bordes inferiores de las cuerdas vocales comienzan a cerrarse casi inmediatamente, aun cuando los bordes superiores estén separados.

Las cuerdas vocales no excitan el aire vibrando como las cuerdas de un violín: al abrir y cerrar la glotis crean bocanadas de aire en la zona vocal. Esta repentina cesación del pasaje de aire al fin de cada bocanada produce una vibración acústica. El mecanismo es similar al que causa el sonido de un aplauso.

El sonido de la laringe es un complejo tono que contiene una frecuencia fundamental, o tono, y muchos sobretenos o parciales armónicos más altos. (La frecuencia se mide en hertz, que es el número de los ciclos de apertura y cierre de la glotis por segundo).

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *