Diferentes consejos para la limpieza facial

La limpieza facial es uno de los consejos de belleza más frecuentes y es adecuada para cualquier tipo de piel. La limpieza es esencial. Es la única forma de eliminar impurezas, productos y exceso de grasa, evitando puntos negros y espinillas. Toda la piel necesita limpieza, por la mañana y por la noche. Bueno, ya sabes que limpiar la piel es muy importante, pero ¿sabes qué tipo de producto usar y el orden correcto para usar estos limpiadores? El orden es muy sencillo: por la mañana, jabón líquido y opcionalmente un tónico facial. Por la noche, desmaquillante, jabón y tónico.

1) Desmaquilar

El desmaquillante es un producto comodín que elimina los residuos de contaminación, células muertas, grasa, maquillaje, imprimación, filtros solares, cremas BB e impurezas que permanecen en la piel. La función principal del desmaquillante es eliminar el exceso de maquillaje que es más difícil de dejar la piel. El desmaquillante es más eficaz que el jabón. Además, no daña la piel.

Existen productos específicos para desmaquillar el rostro y los ojos. La región de los ojos es mucho más sensible y seca que el resto de la cara, incluso para la piel grasa. Muchos desmaquilladores para la cara causan ardor e irritación en el área de los ojos, que requiere productos más cremosos y sin alcohol. Lo ideal es utilizar un desmaquillante específico para la zona de los ojos.

Aceite de limpieza

Los aceites de limpieza son aún más eficaces que el desmaquillante para eliminar impurezas y maquillaje. El aceite hace que el desmaquillante funcione, dejando la piel limpia y suave.

La mayoría de los aceites de limpieza no contienen disolventes ni detergentes. Prefiera los productos con aceite mineral, que son más adecuados para pieles sensibles. Además de eliminar filtros, cremas BB y maquillaje, el aceite limpiador es bueno para las pieles grasas, ya que también ayuda a eliminar, sin resecar, los aceites residuales producidos por la piel y otros setos que se acumulan en el interior de los poros, los cuales son diluidos y eliminados con el enjuague.

2) Lavado

El lavado con el jabón facial sirve para eliminar las suciedades más superficiales como: contaminación, impurezas, restos de cremas, maquillaje que el desmaquillador dejó atrás, además del exceso de grasa.

Uno de los principales componentes de un lavado eficiente es añadirle algún tipo de masaje. El masaje es importante para drenar los vasos linfáticos y aumentar la circulación sanguínea, ayudando en el aporte de oxígeno a la piel. También tenga cuidado de elegir un jabón que sea adecuado para su tipo de piel.

Exfoliación facial

La exfoliación facial ayuda a eliminar la capa de células muertas en la superficie de la piel, dejándola más delgada y suave. La piel se siente aterciopelada, suave y sedosa. El proceso renueva la piel, estimula la circulación y ayuda a aclarar las imperfecciones.

Para no obtener el efecto contrario y obtener una piel áspera, lo ideal es promover la exfoliación sólo una vez a la semana o cada 15 días. En exceso y sin hidratación, la exfoliación puede incluso provocar sequedad y picor. Aproveche para hidratar la piel después de la exfoliación.

3) Tonificar

La loción tónica completa la limpieza, eliminando todos los residuos del producto utilizado. Ayuda a eliminar la suciedad que se acumula en los poros. Al tonificar, evitamos al máximo la obstrucción de los poros y la formación de irregularidades como puntos negros y espinillas. El uso del tónico es importante, ya que refresca y suaviza la piel.

Ayuda a cerrar los poros y a eliminar el exceso de grasa. Además, la limpieza permite la correcta renovación celular, estimulando la circulación superficial de la piel y permitiendo la mejor absorción de productos para el tratamiento de la piel.

Agua micelar

Se puede utilizar agua micelar para reemplazar el tónico. Super versátil, la función principal del agua micelar es limpiar a fondo el rostro, y gracias a sus micelas -que actúan como un imán que atrae todas las impurezas de la piel- no es necesario terminar la limpieza con un tónico. Pero más importante que eso, es la propiedad reequilibrante del producto, que reemplaza al otro normalizando el pH de la piel.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *