Créditos personales para hacer reformas en el hogar

Hacer reformas en el hogar puede ser en ocasiones algo que requiera incluso financiamiento ya que no solo estamos hablando de limpiar la habitación o la cocina, en muchas ocasiones al hablar de reformas ya se implica la compra de pintura para hacer cambios en los colores, hacer re-decoraciones, ampliar y mejorar ambientes, puede ser necesario hacer cambios drásticos en la estructura de la casa por lo que los costos se elevan y ya se hace necesario considerar el recurrir a un financiamiento aunque muchas veces las personas no se deciden entre un crédito personal, ampliar el capital de una hipoteca o pedir préstamos especiales para este tipo de situaciones.

prestamos personales

Cómo financiar la reforma del hogar

Hay que tener en consideración el tipo de reforma que se busca hacer, si ya cuentas con algún capital ahorrado que pueda cubrir los costos pues sería lo más recomendable ya que no tienes que rendir cuentas a nadie ni mucho menos pagar comisiones o intereses a ningún banco porque no estás recurriendo a créditos o préstamos de dichas entidades.

Otra opción a la que se suele recurrir es la financiación pactada con el mismo contratista, para esto se llega a un acuerdo con un calendario de pagos y todo de forma paralela a la obra a realizar en la casa o edificación, es una opción viable siempre que los términos hayan sido revisados y aceptados por ambas partes y si existen de por medio letras de cambio es mejor ya que el banco del contratista podría retener o hacer descuentos en caso de no cumplir con las reformas en las fechas pactadas.

prestamos personales para financiar reformas del hogar

Si de créditos y prestamos personales hablamos también es una buena opción siempre que le reforma lo requiera y hay que tener muy en cuenta aspectos como las tasas de interés, hay que tener en cuenta si el presupuesto requerido es acorde al mínimo que imponen las entidades financieras para otorgar un préstamo que por lo general es de 10000 euros, también hay que considerar el plazo de amortización y obviamente las comisiones. En cualquiera de los casos lo recomendable es comparar los diferentes productos en las entidades financieras y ver cuál es la que más se ajusta a nuestra economía y que a largo plazo no represente un dolor de cabeza para pagar las cuotas, además hay que estar siempre atento con las ofertas que estas entidades y bancos suelen ofrecer a sus clientes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *