Consejos para decoración maximalista

Combinaciones improbables, mezclas de estampados, fusiones de estilo, referencias arquitectónicas variadas y atrevimiento en los colores son algunas de las características del maximalismo, un estilo que no teme a la exageración. En esta área, los arquitectos, diseñadores y decoradores tienen un buen ojo para crear diseños impresionantes que una persona común y corriente podría ni siquiera intentar igualar. Para llegar allí, se necesitan muchos conocimientos y referencias más allá del negocio de la decoración, pero si eres un fanático del estilo, los siguientes consejos te ayudarán a poner en marcha el maximalismo.

1. Establecer un tono

Incluso con combinaciones de colores inusuales, apostar por la misma saturación entre tonos puede ser clave para conseguir una variedad audaz. Apuesta por los matices de la misma familia, centrándose en los estampados y texturas para que los objetos destaquen sin ensombrecer ningún rincón. Vale la pena recordar que el famoso ton sur ton también puede ayudar

2. Capas y más capas

El papel pintado texturizado, las cortinas y las alfombras densas pueden – y deben! – estar juntos en un ambiente maximalista. El secreto es probar las piezas juntas hasta llegar a la mezcla que más te guste. Crea capas con tus muebles, con diferentes tejidos y acabados.

3. Juega con la proporción

Rodee una mesa con sillas distintas, experimentando diferentes nociones de proporción. También hay que tener en cuenta los efectos que un patrón con motivos pequeños aporta al medio ambiente, así como con dibujos de gran tamaño. O pruebe telas más finas y densas para jugar con el efecto visual en una habitación.

4. Alto-bajo

El maximalismo no sólo vive de piezas icónicas. La regla aquí es no tener reglas. Se pueden combinar piezas de diseño clásico con piezas modernas, no siempre tan elegantes. Lo mismo ocurre con la mezcla de estampados más sofisticados con otros de motivos más sencillos y colores distintos.

5. El papel pintado lo es todo

En muchos ambientes maximalistas el papel pintado es lo que levanta la habitación y abraza la decoración. Sale de las habitaciones con la cara más llena y, como es ostensible, puede que no pida tantos accesorios como una superficie lisa.

6. Efecto 3D

El tono sobre tono es muy válido, pero apostar por piezas con el mismo tono puede terminar interfiriendo con la noción de profundidad dentro de una habitación. Para hacer esto, necesitas pensar en cómo los ambientes de una casa maximalista se conectarán entre sí. Esta integración puede ser dada por detalles arquitectónicos, tales como zócalos más elaborados, marcos de cuadros y otras características.

7. Defina su paleta

Si usted es un experto, la decisión de la paleta puede ocurrir orgánicamente. Pero si usted es un aficionado, mantenerse fiel a los colores iniciales en un proyecto será la guía para la decoración. Esto es cierto para aquellos que quieren un entorno monocromo, un bloqueo de color o incluso lleno de contrastes.

8. No olvides el suelo y el techo.

Las paredes son muy importantes en el maximalismo, pero el suelo no puede estar en el fondo, ya que el estilo tiene que abarcar el conjunto de las habitaciones. Invierta en hermosas alfombras y generosas alfombras. El techo, en cambio, puede recibir detalles en el revestimiento de yeso, colgantes e incluso capas de la misma pintura en las paredes. Piensa en ello como el cielo dentro de tu casa. Puede iluminar u oscurecer, dependiendo de los accesorios y colores que elija.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *