Cirugía fetal, qué y cómo es

Muchos campos quedan abiertos a la especulación médico-futurista en lo que a tratamiento intrauterino se refiere. Tal vez porque se espera mucho de ella, la cirugía fetal es la que mayores posibilidades insinúa.

cirugia fetal

La posibilidad de intervenir a un niño cuando todavía se encuentra en el vientre de la madre se ha convertido en una de las puntas de lanza más significativas de la investigación médica actual. Sin embargo, realizar una intervención quirúrgica a un feto para corregirle malformaciones anatómicas de cierta complejidad obliga también a hacer una operación cesárea más larga de la habitual.

No todas las malformaciones detectadas prenatalmente son susceptibles de corrección quirúrgica. Una de ellas es la hidronefrosis bilateral, una malformación que obstruye las vías urinarias de ambos ríñones impidiendo que la orina pueda ser eliminada. Si ésta se mantiene retenida produce un aumento de presión en las vías urinarias que llega a lesionar al propio riñon. La Intervención en el feto consiste en abrir una vía de drenaje para esta orina y liberar, de ese modo, la presión existente.

Ambas intervenciones quirúrgicas son de gran envergadura, no obstante, existen otras técnicas para el estudio y tratamiento del feto que no conllevan tanto riesgo y que comportan mayores beneficios, como son las técnicas percutáneas, mucho menos invasivas.

Es justo evaluar, además de los beneficios obtenidos por el feto, los riesgos que supone ia cirugía fetal para la madre. Las complicaciones para la salud de ésta son escasas, y el problema más destacable para el feto es el parto prematuro. Esto complica aún más el resultado de la intervención, ya que el feto necesita de todo el tiempo normal de gestación no sólo para crecer adecuadamente, sino para reponerse de la operación.

Por otra parte, la futura capacidad reproductora de la gestante parece que no queda disminuida tras este tipo de intervenciones quirúrgicas fetales. Eso sí, el hijo nacerá por cesárea, lo cual implica una nueva anestesia y una nueva sección del tejido uterino

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *