Alguno hábitos nada recomendables para la belleza

Algunas costumbres de belleza son heredadas desde hace mucho tiempo y no siempre, cuando repetidas constantemente, tienen un objetivo acertado. Algunos procedimientos pueden resolver sólo deseos estéticos y terminar provocando lesiones y otros daños a la salud. A continuación, descubra seis equívocos que usted necesita abandonar hoy mismo.

habitos no recomendables

Olvida seis hábitos equivocados de belleza

1. Lijar con mucha frecuencia los pies

Lijar los pies constantemente acaba haciendo la piel engrosar aún más, porque el cuerpo entiende ese proceso como una agresión. Así, el organismo resuelve naturalmente producir un tejido más resistente con la intención de protegerse. Para evitar que la piel se engrosa, las lijadoras se utilizan sólo cuando es muy necesario, en el caso de una lesión como callo.

2. Utilizar el bastoncillo en el oído

El hábito, aunque bastante común, es completamente desaconsejable. Tanto que hay una alerta en cualquier embalaje del producto para no hacerlo. El hisopo, al ser introducido en el canal del oído, causa una fricción local de la piel, desplaza y retira la capa grasa protectora (producida por las glándulas ceruminosas, el cerumen), genera microfisuras en la piel, que pueden ser puerta de entrada para infecciones por bacterias , hongos y virus.

3. No limpiar y cambiar la cuchilla de depilación

Limpie siempre su gilete después del uso. En la prisa, normalmente, la giga queda sucia y llena de pelos. El correcto, sin embargo, es pasar alcohol en la lámina para desinfectar. Después de limpiar la hoja, es importante dejarla en un lugar libre de humedad. El baño no es el mejor lugar. Además, es importante descartar la hoja con cierta frecuencia para no correr el riesgo de contaminarse con hongos y bacterias.

4. Hacer demasiada exfoliación

Quitar las células muertas de la piel y estimular la circulación y la recuperación de la capa de colágeno es bastante importante. Sin embargo, cuando la exfoliación se realiza en exceso, además de resecar la piel, puede acabar estimulando la producción excesiva de oleosidad e incluso pigmentación.

5. Frotar demasiado el cuero cabelludo

Además de poder causar más daño a los hilos, especialmente si usted está usando las uñas, al frotar el cuero cabelludo con mucha fuerza, usted alienta aún más la secreción de aceite de la glándula sebácea dejando el pelo más aceitos. En vez de eso, sólo masajee ligeramente con la punta de los dedos el champú por algunos minutos y luego enjuague.

6. Quitar las cutículas

La cutícula es una barrera natural de protección de las uñas. Lo ideal es tratar de no quitar las cutículas profundamente, ni las pellizas ya que el hábito puede traer perjuicios a la matriz de la uña, causando deformaciones e incluso problemas más graves como inflamación por agentes contaminantes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *